General CBF

Una contagiosa y refrescante fascinación

Por Jeff Huett

church-press-photos-11DECATUR, Ga. – Paul Baxley está fascinado por la iglesia. Ha sido así desde siempre y eso no es una afirmación sobre su edad, siendo que tiene 49 años, o su memoria, sino más bien sobre la impresión indeleble que le dejaron un pastor, una Biblia y el pasillo de la iglesia siendo un solo niño.

El padre de Paul, John, es un profesor retirado de matemáticas aplicadas en la Universidad de Wake Forest en Winston-Salem, N.C. Durante su infancia la familia asistió a la Iglesia Bautista de Wake Forest en el campus de Wake. Paul recuerda que a la edad de tres o cuatro años, su pastor, Warren Carr, “se arrodillaba y nos miraba a los ojos a mi hermana y a mí, nos llamaba por nuestro nombre y nos preguntaba cómo nos iba”.

A medida que Pablo crecía, comenzó a tener oportunidades para participar en la vida de la iglesia. En Wake Forest Baptist, eso significaba servir como aquel que llevaba la Biblia por todo lo largo del pasillo de la Capilla Wait.

img_3352“Era una cosa tan importante tener la oportunidad de llevar esa gran y pesada Biblia hasta el área del púlpito, y entregarla al ministro, quien luego la abriría en el púlpito y la leería para predicar”, Baxley dice. “Y, al recordar esto, lo que creo que comenzó a funcionar conmigo en esos momentos fue que algo realmente sagrado e importante estaba sucediendo en la iglesia. Que de alguna manera Dios estaba trabajando en nuestras vidas y en el mundo, e incluso un niño de tres o cuatro o cinco años podría tener espacio en todo aquello”.

Al asumir el rol de coordinador ejecutivo de CBF en marzo, reflexiona sobre el viaje que, en cierto sentido, comenzó en aquel vestíbulo de Wait Chapel. Educativamente, ese viaje lo llevó a la Universidad de Wake Forest, la Escuela de Divinidad de la Universidad de Duke y el Seminario Teológico Bautista en Richmond. En lo que respecta a los ministerios, más recientemente se desempeñó como ministro de la Primera Iglesia Bautista de Athens, Georgia, donde ha servido desde 2010. También sirvió como ministro principal en la Primera Iglesia Bautista de Henderson, NC y como ministro del campus y pastor interino de la Iglesia Bautista Wingate en Wingate, NC.

“Cuando reflexiono sobre las iglesias a las que he asistido y las iglesias a las que he servido, debo decir que, como seguidor de Jesús, estoy aprendiendo más y más a confiar en Él”, dice Paul. “Al imaginar las oportunidades y los desafíos que presenta este nuevo llamamiento, estoy consciente de que no todos los días serán fáciles. Soy consciente de que cada pregunta no será suave. Soy consciente de la investigación sobre el estado de las congregaciones y denominaciones en el mundo occidental. Tengo confianza porque tengo esta convicción, el Dios que resucitó a Jesús de los muertos y que ha llevado a su pueblo a través de 2000 años de desafíos y adversidades, gran parte de lo que es nuestra propia creación, todavía está en el negocio de atraer al mundo hacia El amor divino a través de nosotros ”

40247122_10217513884505790_6487013033582264320_oPaul y Jennifer, su esposa, se conocieron en una congregación de CBF, Wingate Baptist Church, cerca del campus de la Universidad Wingate. Jennifer es fisioterapeuta y ha sido bautista cooperativa desde los comienzos del movimiento. Ella ha asistido a las congregaciones de CBF y ha trabajado como parte del liderazgo de CBF Carolina del Norte. De hecho, ella formó parte del comité que llamó a Larry Hovis a su papel como coordinador de CBF en ese estado.

Una familia en misión

Paul y Jennifer tienen cuatro hijos: Olivia “Livy”, 17; María, 11; y los gemelos Caroline y Matthew, 8. Aunque son únicos en casi todas las formas posibles, dijeron Paul y Jennifer, todos tienen en común una conexión con la vida de CBF y un amor por la iglesia. Livy asiste regularmente a la Asamblea General de CBF y como estudiante de secundaria estuvo entre los “25 Jóvenes que debes Conocer” de CBF en 2018. También ha viajado con Paul y un pequeño grupo de la Primera de Athens a trabajar junto con el personal de campo de CBF Dianne y Shane McNary. María, Caroline y Matthew han asistido a la Asamblea General y han participado durante años en un programa de misiones en el que han aprendido sobre el personal de campo de CBF.

24131135_10215225373454444_6751398303178103628_nJennifer y Paul hablan de la importancia de poder ver a Livy, de 17 años, enseñar a María, Caroline y Matthew sobre los niños romaníes que conocieron cuando viajaron a Eslovaquia con la Primera de Athens. Su perspectiva era completamente diferente a la que recibirían de Paul o de Jennifer o incluso de cualquier otro integrante del grupo misionero.

“Para mí como padre, creo que incluso a un mayor nivel que ser un padre que es pastor, me importa mucho que mis hijos crezcan con un profundo sentido de la familia que es la iglesia local. Pero también con aquella sensación de que ‘sentimos que Dios está desempeñando un papel aún más grande que nuestra propia familia, más grande que nuestra propia congregación y más grande que la nación en la que vivimos”, dice Paul. “Que Dios trabaja en todo el mundo, que Jesús está vivo y se mueve en todos lados, y que tenemos que aprender de personas en otros lugares”.

En esa visita a Eslovaquia y República Checa en la primavera pasada, el pequeño equipo de líderes conversó sobre los posibles próximos pasos de la relación de la congregación en Eslovaquia. Los McNarys los presentaron a personas entre las que habían estado construyendo una relación durante años y que ahora estaban listos para entrar en una nueva etapa de asociación ministerial. “Simplemente me recordó de una manera aún más convincente lo necesario que es el trabajo de nuestro personal de campo”, dijo Paul. “La relación también me ha enseñado que nuestras congregaciones tienen más formas de participar en la misión global de lo que quizás hayamos creído”.

Processed with VSCO with c3 preset

“A través de esa relación, he tenido mi experiencia más cercana y sostenida con no solo el tipo de trabajo que los McNary están realizando en Eslovaquia y la República Checa, sino el tipo de trabajo que el personal de campo realiza en asociación con nosotros y en nuestro nombre en todo el mundo “, dijo. “Es por eso que me sentí tan honrado de ser parte de una decisión que tomó el Compañerismo en el 2016, que cuando casi todos los demás en el mundo de envío misionero decían que harían trabajos de corto plazo, nosotros, como Compañerismo Bautista Cooperativo nos comprometimos nuevamente con el valor de la presencia a largo plazo porque el tipo de relaciones que mi iglesia en Carolina del Norte descubrió por primera vez en California y el tipo de relaciones en mi iglesia en Georgia hasta el día de hoy en Eslovaquia ha descubierto no sería posible sin la presencia de personas que tenían los dones, el compromiso, el llamado y el deseo de permanecer, como Dianne y Shane”.

La iglesia y su gente

interfaithdialog-paulbaxley-austinsteele (1)Paul dice que está fascinado por la iglesia pero la descripción de Jennifer sobre su esposo incluye lo que ella llama como un “entusiasmo irracional” por la iglesia.

“Aparte de mí mismo no estoy seguro de haber conocido a alguien que ame a la iglesia tanto como Paul”, dijo Jennifer. “Es un amor mutuo que compartimos. Cuando la gente piensa en Paul, se lo imaginan como este tipo de persona realmente seria, pragmática, reflexiva y estratégica. Pero Paul ama a la iglesia con este tipo de maravilla infantil que es realmente refrescante, especialmente en las actuales condiciones del mundo en el que vivimosç.

“Esta admiración que él tiene con la iglesia es contagiosa, y creo que podrías hablar con cualquier persona que haya sido parte de una iglesia en la que él sirvió y reconocer que todos verían que el amor de él por la iglesia es algo así como efervescente. Y ciertamente es un amor que creo que nos sostiene como pareja y como familia”.

Y la iglesia, por supuesto, está formada por laicos. Laicos “extraordinarios”, dice Paul.

ministers mlk crAgrega que “no puedo decirle cuántas veces mi fe se ha fortalecido o desafiado de la mejor manera posible por el testimonio de un laico, o la valentía de un grupo de laicos que estaban dispuestos a hacer algunas cosas que mis colegas pastorales pensaron que nunca emprenderían”.

Antes de convertirse en pastor de la Primera Iglesia Bautista de Henderson, N.C., la congregación estaba luchando con la forma en que podría ser más proactivos en la sanidad de la división racial en esa comunidad. La congregación tomó una decisión valiente, dice Paul, de llegar a establecer relaciones primero con una, y luego con otra congregación predominantemente afroamericana.

“Desearía poder decirles que eso se debió a mi brillante capacidad de liderazgo, pero ¿quién hizo que eso sucediera? “Tres laicos de nuestra congregación y tres laicos de la iglesia Bautista de Shiloh en Henderson, sentados alrededor de las mesas, orando, escuchando y soñando”, dijo Paul. “Adoramos y compartimos a la comunidad, y esos seis laicos y algunos de los colegas de ambas iglesias sirvieron la comunión, y todos lloramos”.

Paul dijo que esa fue su primera lección sobre la verdad de que los laicos en nuestras congregaciones tienen una capacidad extraordinaria y, a veces, el mayor error que cometió como pastor fue subestimar lo que los laicos están dispuestos a hacer si se les da un espacio.

church-press-photos-12Al decidir aceptar el llamado de Dios para liderar el Compañerismo Bautista Cooperativo los Baxley están terminando un ministerio de seis años en la Primera Iglesia Bautista en Athens, Georgia.

“Servir como pastor de la Primera Iglesia Bautista en Athens ha sido un privilegio increíble”, dice Paul. “Una y otra vez, ellos han renovado mi fe, han sido instrumentos del amor y la gracia de Dios no solo en Athens y en todo el mundo, sino también en mi vida y en la vida de mi familia. Servir con el personal ministerial, el liderazgo laico y toda la congregación solo ha fortalecido y alimentado dentro de mí la esperanza creciente sobre el futuro, no solo de esta congregación, sino de todas las congregaciones asociadas a CBF. El testimonio de esta iglesia y su servicio me han convencido aún más de que las congregaciones están en una posición única para ser instrumentos de la paz de Dios y signos del amor reconciliador de Cristo en un mundo quebrantado y en medio de una cultura polarizada. El poder que resucitó a Jesús de entre los muertos ha funcionado bellamente e inequívocamente en la vida de esta congregación y estaré siempre agradecido de que Dios me haya dado la oportunidad de servir con ellos “.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s